Deportes

[deportes][slideshow]

Cultura

[Cultura][btop]
Publicidad
.

Publicidad

Una derrota con sabor a victoria

Es cierto que a nadie le gusta perder. Todas las personas, por más que sean buenos perdedores, odian ir dejar una victoria; y más cuando se tiene tan cerca. Aunque sabemos que existen derrotas alentadoras que saben a gloria, a triunfo.

Justamente eso le pasó a Trujillanos FC el pasado 17 de Mayo. Perdió la final de la Liga Movistar del fútbol venezolano contra Deportivo Táchira por marcador global de 1x0.

Cortesía: Globovisión.com


La sensación de victoria es porque Trujillanos fue claramente superior a su rival tanto en Valera como en San Cristóbal. Los pupilos de Matuszyczk siempre propusieron y generaron oportunidades de gol pero bien sabemos que en fútbol no gana quien lo merezca, sino quien meta la redonda bajo los tres palos del equipo rival y eso precisamente fue lo que hizo el Deportivo Táchira.






180 minutos y un gol

La pantalla electrónica tuvo un cambio de 0 a 1 para los aurinegros luego de que Jorge “El Zurdo” Rojas ejecutara de manera perfecta un penal y lograra que, por primera y única vez, se alterara el resultado en esta gran final.

Sin embargo, Trujillanos seguiría buscando penetrar el arco de Alan Liebeskind, quien para muchos fue el mejor jugador en los dos partidos de la final, pero no tuvieron éxito.


A centímetros de la estrella

Los segundos pasaban demasiado rápido para Trujillanos y demasiado lentos para el conjunto dirigido por Daniel Farías. El mayor lamento para la visita fue al minuto 88. El jugador Luiryi Erazo, luego de una serie de rebotes en el área rival, estrelló la pelota en el palo izquierdo de Liebeskind. Pero no fue eso lo malo, sino que la portería estaba completamente sola, con el arquero abatido y a una distancia donde se puede decir que era más difícil fallar el gol que hacerlo.

Sin duda la imagen que perdurará en la mente de todos los jugadores, afición, cuerpo técnico y directiva del equipo aurimarrón; será esa de la pelota pegando en el palo al minuto 88, dejando escapar la posibilidad de bordar por primera vez en la historia una estrella en la camiseta guerrera.

Pitazo final, celebración y llanto

El principal Jesús Argote, seis minutos después de ese desprecio del capitán guerrero, hizo el pitazo final y Pueblo Nuevo enloqueció al ver a su equipo conseguir la octava estrella en su historia.

Mientras que el conjunto fronterizo celebraba su campeonato, la afición y los jugadores de Trujillanos lamentaban no haber marcado ese anhelado gol que les hiciera romper el maleficio de 33 años sin conseguir una estrella.

Cortesía: FVF


La afición guerrera está agradecida con el club por haber dado todo en la cancha y ser muy superiores a un rival que tiene una plantilla mucho más poderosa, con jugadores experimentados como el “Zurdo” Rojas, el “Maestrico” González y Gerson Chacón, y otros que han tenido roce internacional con la selección y en el viejo continente, como es el caso de Wilker Ángel y Yohandry Orozco.

Trujillanos debe pasar la página y enfocarse en el Torneo de Adecuación que comienza el próximo 12 de Julio y finaliza en Diciembre. Además, lo prioritario ahora es mejorar la infraestructura del estadio “José Alberto Pérez”, proyecto que el Gobernador del Estado, Henry Rangel Silva, afirmó que se lograría, ya que será escenario de la Copa Libertadores 2016. El equipo de Valera también debe tratar de mejorar la plantilla. La afición espera el contrato de algunos extranjeros o jugadores venezolanos con renombre dentro del balompié criollo.

Coretesía: Balonazos.com



Trujillo Digital TV

Loading...