Deportes

[deportes][slideshow]

Cultura

[Cultura][btop]
Publicidad
.

Publicidad

Pampanito, una lucha constante para conseguir gas doméstico

FOTO REFERENCIA (Rafael Fréites)

Un letrero que dice “No hay gas” los reciben, sin embargo, con bombona en mano, los habitantes de Pampanito se colocan uno detrás del otro desde tempranas horas de la madrugada con la esperanza de que al señor Miguel le den el visto bueno para mandar el camión a buscar gas a Motatán.

“Llegué a las 4:30 am y ya tenía a ocho personas delante mí, ellos llegaron a las 4:00 am” dice Juan Peñaloza (nombre ficticio), quien además añade que tiene desde el viernes intentando comprar gas y siempre se devuelve con la bombona vacía.

Cada vez llegan más personas, vienen en motos, carros, camionetas y quienes tienen menos suerte, vienen caminando con la bombona en el hombro. “¿Quién es el último? ¿Dónde está la lista?” preguntan.

El sol también llegó, son las 7:00 am, para ese momento ya van 53 personas anotadas en la lista y la mayoría comprarán más de una bombona. “Con suerte las primeras 40 personas comprarán” dice el señor encargado de la lista.

La mañana transcurre entre las historias de las personas para deshacerse de los billetes de Bs. 100. Casi todos los asistentes son hombres de piel arrugada. Esos señores se han encontrado tantas veces ahí que ya crearon un lazo de amistad. Lo mismo pasa con las mujeres.

Como político a punto de hacer un anuncio importante aparece el señor Miguel, mientras que los habitantes se convierten en periodistas por un momento. “Mi camión está anotado de número 19 y estos días solo han llenado los primeros tres camiones porque no hay gas. Si a las 8:00 am no me dicen que tengo posibilidad de llenar, pues no mando el camión” dice el dueño del local.

El sol comienza a hacer de las suyas, ya no es una mañana fresca. No hay noticias. Pasan los minutos y la esperanza de llevarse las bombonas full a casa empieza a desvanecerse.

Una voz de una mujer causó más incomodidad en las personas que el sol que en ese momento les pegaba: “No, el camión no va a ir a llenar, el chofer se fue a su casa” dijo.
Poco a poco y de la misma forma como llegaron, las personas fueron agarrando sus bombonas, sus caras miran hacia el vacío, no hay nada más que hacer que volver a casa.

“Otra mañaneáda perdida” dicen los habitantes. No solo llevan la bombona vacía, también se van a sus casas vacíos de energía: pasaron más de cuatro horas en una cola.

Durante el resto del día recargaran fuerzas para mañana seguramente hacer el mismo procedimiento para intentar comprar gas. No pierden la esperanza, es lo único que les queda.

Trujillo Digital TV

Loading...