Deportes

[deportes][slideshow]

Cultura

[Cultura][btop]
Publicidad
.

Publicidad

El loco Pernía



En Pampanito lo conocieron como "El Loco Pernía". En verdad, no sabían si era loco o adivino. Ya tenía su fama ganada, establecida y consolidada, mucho tiempo antes que el poeta José "Pepe" Barroeta lo esparciera en su bello poema titulado: "Un Loco", dejándolo inmortalizado en los siguientes versos: "Cuando el loco Pernía se vino caminando/ desde Cabimas hasta el Pueblo/ -trescientos Son los Kilómetros que separan/ un punto de otro-,/ halló las aguas del Motatán crecidas./ Miró un inmenso árbol que arrancado de cuajo/ por la tempestad del día/ daba sus hojas muertas al paisaje del mundo,/ y dijo:/ "este árbol es el espíritu vegetal/ de la mujer que no he tenido nunca",/ y con el goce de quien encuentra no formas/ sino sentidos en la cruz,/ se lo hechó a cuestas y solito lo llevó hasta/ el pueblo. Y luego de sembrarlo en la casa/ de una de sus hermanas que lo amaba por loco,/ se marchó volando con él, entre las hojas."

La verdad es que el loco Pernía se merecía esa relevancia en la poesía. Era un personaje pintoresco, misterioso y espectacular. Hacía cosas que no eran comunes, y hacía el esfuerzo por lograr esa distinción. Todo comenzó, con el embrujo de los adivinos, desde la primera vez que sus ojos de niño vieron llegar el circo a Pampanito. Desde ese momento quiso ser un mago.
Una mañana, que parecía muy normal, le pidió una taza de café a Hipólita Barroeta (Doña Polita), y le fue servida sin amasijos. Las ollas vacías. Nada que comer.

Ese día recordó al mago del circo, aquél insólito acto asombroso cuando se quitó el sombrero y salieron varias palomas volando. En secreto, ese acto de magia, el loco Pernía nunca lo aprendió. Pero como cada loco tiene su tema, desde ese día agarró la bella locura de usar un sombrero de mago. Se convirtió en un mago de la vida, hizo muchos amigos, además, hizo compadre al Jefe Civil.

Atropellado por los bostezos del hambre, —sin servir en estos casos el sombrero—, sacó de una bolsa negra una gallina pechugona. Los gruñidos del estómago desaparecieron. Y el Jefe Civil, su compadre, daba fe que todas las hojas de su despacho estaban impecables.

Todos comentaban que el Loco Pernía era un mago. Un adivino. Un loco. La última vez que lo vieron, fueron algunos vecinos que se montaron en el transporte que venía de Trujillo con rumbo a Maracaibo. Lo vieron parado en la Plaza Bolívar de Pampanito. Y cuando se marcharon, y pasaron por Motatán, dicen y aseguran, que también lo vieron en ese poblado. Y al final, cuando iban por Cabimas, vieron en la orilla de la vía solamente su sombrero. Y alrededor, volaba una paloma.

*****
GREGORIO RIVEROS.

Del libro "Cuentos Pequeños"

Trujillo Digital TV

Loading...